Celebración en Buenos Aires de los 70 años del Citroën 2cv – Por Alejandro Beiroa


Presentado en el Salón del Automóvil de París -en octubre de 1948-, el Citroën 2CV cumplió sus primeros 70 años de vida y se lo celebró en todo el mundo. En Buenos Aires se le rindió un merecido homenaje, sumándose de esta manera a la gran fiesta mundial.

En la reciente edición de Autoclásica 2018 y a modo de anticipo, el Citroën Club Buenos Aires expuso en su stand una variada selección de modelos 2cv, donde se podían encontrar -desde algún anciano ejemplar fabricado en Francia en 1958-, hasta los vehículos de producción nacional, de entre los que se destacaba una pick up año 1963.

En este clima festivo -una semana después, el sábado 20 de octubre-, el Citroën Club Bs As junto al concesionario oficial Citroën Pi Ingeniería de la Ciudad de la Plata, iniciaban el gran festejo de este noble vehículo, que a pesar de su edad, aún sigue siendo el modelo más producido en la historia de Citroën.

Así fue que durante esa mañana de nubes grises y amenazantes, comenzaron a concentrarse frente a la puerta del concesionario, una gran cantidad de modelos 2CV y 3CV de todas las épocas y en los más diversos estados.

En esta colorida reunión, también estuvieron presentes otros modelos de la Marca, afirmando una vez más el espíritu plural del Citroën Club Bs As.

Con un exquisito lunch, la agencia agasajó a los presentes y su garaje ofició como centro de ceremonias. Allí se exponía un increíble 2CV de origen belga año 1958, que junto a los calibres y herramientas que utilizó Citroën Argentina en los años 60 para fabricar la versión local del 2cv, formaban parte de un pequeño museo efímero del modelo.

Más tarde, en ese mismo lugar, se realizaría la entrega de diplomas y distinciones a las personalidades relacionadas con la historia de la Marca.

En esta oportunidad fueron distinguidos empleados de la histórica planta de Barracas como Bernardo Pineda, Jorge Pérez, Alfredo Raspanti y Andrés Ferreiro y de la planta de Jeppener, Oscar Más y Jorge Vázquez.

También el anfitrión, Juan José Pi, fue reconocido por haberse desempeñado en Citroën Argentina y recibió como agradecimiento del Citroën Club Bs As -por su colaboración y apoyo para realizar este evento-, una escultura metálica inspirada en el 2cv, realizada por el artista Mario Tagliavini.

Otros homenajeados fueron los representantes de la faceta deportiva del doble chevrón como el preparador Alejandro Pugliese y los pilotos Carlos Crocco y Jorge Terrizzano, este último integró el trinomio con Boragina y Macarron que obtuvo el segundo lugar en las recordadas 30 Horas de Citroën de 1971.

También tuvieron su reconocimiento Néstor Dorrey y Carlos Sureda.

Finalizado los homenajes, el ingeniero Esteban Maidana ofreció una reseña histórica del Citroën 2CV, incluida la etapa de producción nacional.

Por la tarde, llegó unos de los momentos más esperados: Los numerosos Citroën´s se pusieron en marcha para recorrer en caravana las calles de la ciudad de La Plata, paseando por puntos icónicos como la Catedral, el Bosque y la Casa Curutchet (única construcción en América realizada por el maestro Le Corbusier), poniéndole el encantador sonido de los bicilíndricos a la Ciudad de las diagonales.

 

 

 

Enviar Comentário

Deixe uma resposta