En este año, el Citroën Club Bs As celebrará su 20º aniversario y sin lugar a dudas, el 2020 será una buena ocasión (si la pandemia del Covid 19 nos da una tregua…) para realizar acciones distintivas que le otorguen un clima festivo a este año tan importante en la historia del club.

Asi comenzó la caravana.

Y es para destacar que el primer evento se ha salido del molde y ha roto con la tradición de celebrarse un día domingo y no solo eso, además del encuentro estático, después se salió en caravana para vagar y de paso -fotografiar-a la pintoresca Ciudad de Bs As , recorriendo algunos de sus puntos más emblemáticos.

De fondo las Nereidas , una de las grandes obras monumentales de Lola Mora.

Así fue que la tarde del sábado 7 de marzo y frente a la Plaza Mafalda (en Colegiales), se reunieron los socios del club para comenzar con el encuentro estático. En ese mismo lugar se realizaron los ya clásicos concursos de Elegancia, Originalidad y Auto Contemporáneo, que el club viene desarrollando en forma ininterrumpida desde hace varios años.

De la Catedral al Cabildo.

Allí mismo y antes de cerrar el encuentro, se produjo una grata sorpresa, ya que Reinaldo Branca donó para la biblioteca del club un chasis 3cv escala 1:8, junto con los fascículos y algunos de los componentes mecánicos que trae la colección Salvat.

Reinaldo Branca donó para la biblioteca del club un chasis 3cv en escala.

Alrededor de las 17 hs y aun con el sol en horizonte, entregamos los premios del evento, donde los ganadores de la jornada fueron:

El ganador del concurso de Elegancia fue el 2cv 1967 de Hilarion Romero.

Elegancia: 2cv 1967 de Hilarion Romero.

El ganador del concurso de Originalidad fue el 3cv 1979 de Fabio Angrigiani

Originalidad: 3cv 1979 de Fabio Angrigiani.

El Auto Contemporáneo ganador de la fecha, fue el Saxo 2001 de Reinaldo Branca.

Auto Contemporáneo: Saxo 2001 de Reinaldo Branca.

Pocos minutos después, el 3cv M28 de Javier Jauregui  iniciaba la caravana, abriéndose paso por la Av. Dorrego, recorriendo gran parte de la mítica Av. Corrientes hasta llegar al Obelisco porteño y virando por una de sus diagonales hacia la Plaza de Mayo-Casa de Gobierno.

En la Avenida Corrientes.

Al rodearla el rumbo estuvo fijado hacia el barrio más nuevo que tiene la ciudad: Puerto Madero.  Después de dar una vuelta y haciendo algunas paradas para fotos, la caravana se dirigió hacia la monumental  escultura de Las Nereidas, emplazada en la costanera sur.

La puesta del sol encontraría a este pelotón de Citroën´s por la Avenida del Libertador, donde la Torre de los ingleses y el Kavanagh fueron testigos de su paso.

Furgón 2cv y la Torre de los ingleses.

De allí, la vuelta -ya nocturna- por la Recoleta nos mostraría  una Plaza Francia con su feria iluminada en forma muy romántica, la isla frente a la Biblioteca Nacional nos regalaba una vista con estilo muy parisino y el paso por la Avenida Figueroa Alcorta nos trajo el recuerdo de cuando por esa arteria porteña partían los Traction Avant de la concesionaria Gilotaux.

Una parada rápida en la isla.

Con la noche, la caravana llego a su fin, luego de haber recorrido varios km, con una infinidad de fotos-propias y ajenas-  y recibiendo los miles de saludos de un público ocasional encontrado en cada calle de la ciudad. Después  algunos de los socios se quedaron a cenar, cerrando así una jornada memorable.

No Comment

Leave a reply

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *